Durante más de tres años, Marcela Isaurralde, Silvia Acosta y Edith Lombardia, han trabajado sin descanso para llevar el mensaje de paz de Prem Rawat a las reclusas de la prisión de Ezeiza, situada a casi cincuenta kilómetros de Buenos Aires, Argentina. El equipo ha organizado los cursos en vídeo de “Palabras de Paz” en los que Prem Rawat da conferencias traducidas al español, y ha facilitado también material impreso publicado por la Fundación Prem Rawat (TPRF, por sus siglas en inglés).

Marcela Isaurralde nos presentó recientemente esta inspiradora historia en la puesta al día del programa Peace Education Program (Educación para la Paz) en Ezeiza. En su narración se destaca la respuesta de las internas al programa y a una invitación muy especial.

Estoy tan agradecida a Prem Rawat por haber estado aquí, en la Unidad 31, el año pasado, y haber podido hablar a las reclusas. Durante tres años le estuvimos invitando, y entonces, cuando ya nadie pensaba que vendría, vino y habló, conmoviendo profundamente el corazón de todos. Desde entonces, en nuestros cursillos de cada martes, las internas hablan sobre aquél día tan maravilloso. Siempre nos piden: “Por favor, invitad a Prem Rawat de nuevo”.

A comienzos de año, nos reunimos con el director de la Unidad 1. Es una prisión de grandes dimensiones; a 10 min. de distancia andando desde la cárcel de mujeres. La Unidad 1 acoge a 1.700 internos, hombres en su mayoría, y dispone de 1.200 funcionarios. Su director escuchó hablar a Prem Rawat el año pasado, cuando se incorporó, y nos invitó a comenzar un cursillo en estas instalaciones. Le comentamos que Prem Rawat podría venir a Sudamérica en breve, y nos dijo: “Invitémosle. Su mensaje ayudará a las internas ” ¡Y estuvimos totalmente de acuerdo!

Equipo del Programa de Educación para la Paz de Ezeiza

Una de las reclusas, que llegó a hablar con Prem Rawat en su visita al centro, recibió la libertad a los pocos días del evento. Tuvo dificultades de adaptación al mundo exterior y hablamos con ella en varias ocasiones. En Año Nuevo, contactó con nosotras, para decirnos que el evento con Prem Rawat está anclado en su corazón y permanecerá allí hasta su último aliento. Le hicimos saber que teníamos un regalo navideño para entregarle en nuestro próximo encuentro y contestó:
El mejor regalo que jamas haya recibido de ustedes es el haber conocido a Prem Rawat; sus palabras, su mensaje, trajeron luz y esperanza en los momentos más oscuros de mi vida”.

Nos habló de la importancia de las palabras de Prem Rawat durante su estancia en la prisión. Dijo que aún cuando no podía salir al exterior para ver la luz del día, podía sentir la luz de la esperanza.

En estos momentos, continúa escuchando el mensaje de paz, y cuando se encuentra mal o con temor, lee sus palabras, y eso le ayuda mucho. Cuando le ofrecimos varios DVD, los aceptó con lágrimas en los ojos, mientras comentaba que, en la cárcel, algo bueno le había ocurrido; el haber conocido a Prem Rawat y su mensaje.

Hay veces que los internos, en los cursillos, quieren continuar viendo los DVD, así que permanecen en silencio mientras ven el vídeo durante media hora mas. Se marchan contentos y sonrientes, con la promesa de regresar y algunos escriben a Prem Rawat cartas de agradecimiento.

A comienzos de junio, el director de la prisión nos invitó a comenzar un segundo cursillo en el sector especial de la Unidad 31, con reclusos que en breve obtendrían su libertad. Muchos de ellos ya habían asistido a nuestros cursillos, pero fueron trasladados a este sector, en un edificio diferente, y habíamos perdido el contacto con ellos. Se alegraron mucho de saber que volvíamos. ¡Y nosotras también!

El 7 de junio comenzamos el segundo cursillo. Fue un nuevo comienzo. Mientras los reclusos se marchaban, nos comentaban que seguiríamos viéndonos al martes siguiente y muchos martes por venir.

Hoy, caminaba en silencio por los corredores de la prisión, sintiendo mi corazón con intensidad, tan real, tan decidida. En un lugar tan lúgubre, entre gente que va y viene y hablando a voces; llevo este mensaje de paz y amor. ¡Qué ocasión tan única! Me siento afortunada de formar parte de esto.

Prem Rawat se dirige a la audiencia de la prisión de Ezeiza

 

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedinmail