FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Premio al Voluntario para un Facilitador del Programa de Educación para la Paz

En la foto (de izquierda a derecha) el personal del Centro Correccional y de Rehabilitación de Miami-Dade: el director James Reyes, Lucy Collins (voluntaria de reingreso del año), la subdirectora Cassandra Jones, el consejero Terrance Matthews y el jefe de correccionales JD Patterson.

Cambiar vidas genera recompensas personales y públicas

“Simplemente miro a las personas como seres humanos.” ~ Lucy Collins

La Sra. Lucy Collins, una facilitadora voluntaria del Programa de Educación para la Paz en el Centro Correccional y de Rehabilitación de Miami-Dade, recibió el premio “Voluntario de reingreso del año” el 13 de abril de 2023. Muchos en el Centro han destacado el compromiso sobresaliente, el cuidado y el impacto positivo de la Sra. Collins en las personas encarceladas a las que sirve. Se le entregó el premio inaugural en un desayuno de reconocimiento especial al que asistieron el personal del Centro, los jefes de las organizaciones de servicios sociales y la alcaldesa de la ciudad, Daniella Levine Cava.

Sin embargo, ella ve la satisfacción de efectuar cambios en las vidas de aquellos a los que se refiere como “las personas olvidadas”, una recompensa en sí misma.

“Poder observar esa transformación es un regalo total”, dice la Sra. Collins.

(Nota al margen: “Reingreso” se refiere a aquellas personas encarceladas que se están preparando para reingresar a la sociedad en general).

Mire este breve video que hizo Miami-Dade Corrections para resaltar su extraordinario trabajo:

YouTube player

Una pasión por las personas y la paz

La Especialista en Comunicaciones de TPRF, Lara Palafox, se pone al día (y luego trata de mantenerse al día) con Lucy Collins, Voluntaria de Reingreso del Año, durante una entrevista…

No son solo los que trabajan con la Sra. Collins en los centros correccionales los que están impresionados. Cuando tuve el placer de entrevistarla entre sus muchas actividades, su personalidad vibrante e inteligente creó otro admirador.

La Sra. Collins ha sido voluntaria en Miami-Dade durante 10 años. Con curiosidad por su experiencia por primera vez como facilitadora de programa en un centro correccional, le pregunté si había sentido alguna inquietud o vacilación. ¿Su respuesta? Un “no” rotundo.

Después de un segundo o dos de silencio, le pregunté: “Entonces, ¿no tuviste miedo en absoluto?”

“No.”

Me reí. “Bueno, ¿cómo te sentiste?”, pregunté.

La Sra. Collins respondió simplemente: “Solo miro a las personas como seres humanos. Tengo mucha compasión y respeto por ellos”.

Y ese respeto es evidente en la forma en que describe a los participantes del Programa de Educación para la Paz. Dice que cuando llegan por primera vez a la sala, “Muchas personas están tan dolidas. No se respetan a sí mismas ni a nadie más, solo clavan la mirada en la mesa. Tuve el honor de verlos transformarse, convertirse en quienes realmente son”.

 

Lucy Collins (en la foto con Terrance Matthews): Voluntaria de reingreso del año recibe su premio en el desayuno inaugural de agradecimiento a los voluntarios en Miami-Dade, Florida.

Inmensa demostración de aprecio

Es con esta misma humildad que la Sra. Collins aceptó el premio durante un aguacero torrencial en la mañana del 13 de abril. De hecho, debido a las inundaciones en el área, casi no llega a la ceremonia del desayuno. Sin saber nada del premio previsto, había decidido hacer todo lo posible para llegar al desayuno. Ella ya había confirmado su asistencia y no había querido defraudar a nadie.

Una vez allí, la Sra. Collins, aún sin saber de su premio, se sentó a escuchar mientras el anfitrión describía el trabajo y los muchos logros de un voluntario destacado. Un momento antes de que la llamaran al escenario, se dio cuenta de que la descripción era de ella y se echó a llorar.

“Luego me llamaron al escenario. Todavía estoy llorando. Me dirijo al escenario y mi brazalete está pegado a mi suéter”, se ríe.

Si alguien se dio cuenta, probablemente no les importó ni un ápice. La Sra. Collins ha brindado tanta calidez y luz a quienes la rodean que solo quieren abrazarla. Y muchos lo hicieron.

Cuando llueve diluvia…

Ayudar a los demás está en la naturaleza de la Sra. Collins. Hace unos 35 años, se ofreció como voluntaria para ayudar en la lucha por la defensa de los niños por aquellos que fueron separados de sus padres (Guardián ad Litem). Actualmente, es voluntaria del Programa de Educación para la Paz en otras dos instituciones correccionales además de Miami-Dade: el Centro Correccional Turner Guilford Knight (TGK) y la Institución Correccional Everglades. En total dedica aproximadamente siete horas a la semana a realizar trabajo voluntario.

Cuando comenzó como voluntaria en TGK hace 12 años, había muy pocas personas involucradas. Sin embargo, después de ser voluntaria en el Centro Correccional y de Rehabilitación de Miami-Dade, encontró un alma gemela ideológica, Terrance Matthews (a quien se refiere con cariño como “mi hermano de otra madre”). El Sr. Matthews, quien era consejero en el Centro en ese momento, vio los maravillosos efectos que el Programa de Educación para la Paz estaba teniendo en los participantes. Lo apoyó totalmente y el trabajo de la Sra. Collins.

Ahora, el Sr. Matthews está a cargo de los Servicios de Voluntarios de todas las instituciones correccionales de Miami-Dade y su respaldo al programa está generando un impacto más amplio. Al mismo tiempo, el compromiso a largo plazo y los esfuerzos de la Sra. Collins para sembrar las semillas de la paz han dado sus frutos.

De hecho, el amor y el aprecio por la diferencia que ha hecho y está haciendo en la vida de las personas es tan evidente que otros quieren una parte de ella y del Programa de Educación para la Paz. Después de que presenciaron su premio en la ceremonia del desayuno, han ido llegando declaraciones de interés de los encargados de los programas para policías, veteranos y un centro de rehabilitación.

Foto de Lucy Collins, facilitadora de Educación para la Paz y ganadora del Premio al Voluntario de Reingreso del Año, posa frente a un gran árbol en un exuberante y verde parque de Florida. Lleva gafas de sol, una blusa azul real de manga larga con pantalones largos de lino blanco.

Lucy Collins: La paz está en su naturaleza

La alegría no tiene fecha de caducidad

Con tanto por hacer, la Sra. Collins no ve el fin del trabajo que ella llama “gozoso”.

La estimulan las transformaciones que ve no sólo en quienes están a punto de salir de la cárcel, sino también en quienes permanecerán “adentro” por algún tiempo más. Algunos de los participantes del Programa de Educación para la Paz han estado disfrutando del programa año tras año. Su voz está llena de elogios mientras describe cómo siente que son.

“Acabo de dar un taller y estaban felices. Cuando otros hablaban y se expresaban, los demás aplaudían. Se respetaban mutuamente”, dice entusiasmada.

 La Sra. Collins señala que los efectos positivos en los participantes han sido tan grandes que muchos dicen:

“Si tuve que ir a prisión para aprender sobre este mensaje y sobre mí mismo, entonces valió la pena”.

 

Le pregunté a la Voluntaria de Reingreso del Año de Miami-Dade cuánto tiempo más pensaba continuar facilitando el programa.

Su respuesta fue: “Presentar este programa es una de las mayores alegrías de mi vida y espero seguir haciéndolo todo el tiempo que pueda”.

 Muchas personas también lo esperan

 

Descubre más sobre el Programa de Educación para la Paz aquí

 

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Artículos recientes

Artículos por categoría

Guidestar y Charity Navigator otorgan a TPRF sus clasificaciones más altas en transparencia, responsabilidad financiera y liderazgo.

candid platinum transparency award 2024