Matt Altman es un voluntario que apoya la planificación estratégica y el desarrollo en la Fundación Prem Rawat (TPRF). Esta historia, contada de primera mano, narra los acontecimientos relacionados con la reciente visita de Prem Rawat a Ecuador.

Tuve la oportunidad de viajar a Ecuador para asistir a un evento para la presentación oficial del Programa de Educación para la Paz en Sudamérica, además de acudir al programa público en Peguche-Otavalo. La frase: “Con la paz puedes conseguir cualquier cosa”, fue el tema principal  de los dos acontecimientos.

Un grupo de estudiantes en Otavalo, Ecuador, aclamaban: “Con la paz puedes conseguir cualquier cosa, no necesitas pertenecer a ninguna banda”, mientras marchaban calle abajo para asistir al evento de Prem Rawat.

El lanzamiento del Programa de Educación para la Paz en Sudamérica ha suscitado una gran expectación y entusiasmo en la provincia de Imbabura, al norte de Ecuador por la labor que Prem Rawat está realizando para lograr que la paz sea posible para cada ser humano. Una de las muchas acciones que realizó la tribu quichua para honrar el mensaje de paz fue la de dibujar un precioso mural que reza: “La paz ya está aquí y reside en los corazones de todos los seres humanos”.

Había un gran respeto y expectación por Prem Rawat y su mensaje en los preámbulos antes del evento público que tuvo lugar en Peguche-Otavalo. En las ciudades de los alrededores, pude ver folletos en las tiendas y pósters en sus escaparates. Escuché a gente hablar sobre el evento y observé que se involucran en apoyar la posibilidad de paz.

Un estadio al aire libre guarecido entre las montañas, con vistas a la ciudad de Otavalo resultaba un lugar idóneo para el acto. Al comenzar el mismo, una fina lluvia nos acarició, pero permanecimos atentos al escenario. Sentí como la audiencia estaba cautivada por las historias de Prem Rawat, por la sabiduría que transmitía, y que estaban tomando conciencia del hecho de estar vivo.

El tiempo que pasé en Ecuador fue enriquecedor, de una gran humildad y una experiencia para toda una vida. Era mi primera visita al país y me conmovió ver el esfuerzo de la gente por honrar al planeta y mejorar la comprensión de que la paz es una necesidad fundamental del ser humano. Hay un una pasión real y la esperanza de que haya  paz entre la gente. Partí con el sentimiento de que la gente de Ecuador están centrados en encender su lámpara y brillar con fuerza para dar un ejemplo al mundo.

MA 3

 

 

 

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedinmail