Este contenido también está disponible en: Inglés Francés

Foto de Bastian Linder: La torre Eiffel y el Sena, al atardecer

Agnes Levitte es una colaboradora del Programa de Educación para la Paz (PEP). Coordina el programa en Francia y ha sido organizadora de varios cursos en el área de París, donde vive. Ha residido también en Inglaterra, Costa de Marfil, Suiza y Australia, lo que le ha proporcionado un amplio conocimiento de culturas muy diversas y de su impacto en los distintos modos de expresarse y comunicarse de cada persona.

Gaetan Trembley, también voluntario del PEP, le entrevistó recientemente. Veamos algunos fragmentos de esta entrevista:

¿Cómo comenzaste con el PEP?

Cuando me jubilé, sentí que tenía que agradecer de algún modo todo lo que había recibido a lo largo de mi vida. No me había jubilado de la vida y como conocía el programa fue mi primera opción. Formamos un pequeño equipo, que incluía dos personas que ya habían pasado por el programa y nos propusimos no ser impacientes o desilusionarnos, sino prepararnos, ponernos en marcha, e ir localizando lugares, grupos y organizaciones a las que pudiera interesar el PEP. Creíamos que tardaríamos años en poner en marcha el primer programa, pero no fue así.

Hacíamos reuniones con regularidad. Hablé con la coordinadora de una asociación de artistas que actúan en orfanatos, hospitales, etc. con quienes colaboro como cantante. Le entusiasmó la idea y nos ayudó a ponerlo en marcha. Pocos meses después, en una sala municipal, empezamos. Tuvo tanto éxito que hicimos otra con la misma asociación. En la calle en que vivo, hay un «Jardín Solidario», abierto a todo el mundo, incluidas personas sin hogar, o que tienen alguna dolencia psiquiátrica. Todos cuidamos juntos del terreno y pensé que el programa educativo podría ser algo bueno para todos, así que allí puse en marcha otro programa.

Así comenzó el PEP en París.

Colaboro con dos equipos: uno en París con participantes que ponen en marcha nuevos cursos o colaboran en los que ya están en marcha en la ciudad y los suburbios, y otro, con más miembros, que se ocupa de la traducción de los materiales al francés.

Como coordinadora del programa en Francia, tengo muy presentes los problemas de la falta de traducción o de comunicación con personas de otras culturas, por eso nos aseguramos de que la terminología sea la adecuada en cada momento. Incluso tenemos un diccionario específico, traducciones de palabras como «participante» o «cuaderno de anotaciones», y además locutores muy profesionales para doblar los vídeos y que así todo el mundo pueda escuchar el mensaje de Prem Rawat en francés.

Asimismo, hemos traducido los impresos de la TPRF, para facilitar la inscripción. El hecho de que una persona no sepa inglés no debe de ser un problema para poner en marcha un programa.

¿Puedes hablarnos de otras comunidades francófonas de Europa?

Una vez terminada la traducción de los materiales escritos y videos, las cosas fueron mucho más fáciles. Actualmente tenemos 10 programas en marcha en distintas ciudades de Francia y Bélgica, en colaboración con distintas organizaciones sociales, y lo sorprendente es que en todos ellos van aumentando los grupos con nuevos participantes que quieren ayudar, bien como colaboradores o bien aportando su ayuda.

En las ciudades grandes como París, Marsella o Toulouse, los programas se desarrollan continuamente, pero también en sitios más pequeños como Tarbes, Limoges o Saint Etienne o incluso menores aún, como Menetou-Salon o Embrun. Los nuevos proyectos se deben sobre todo a participantes entusiastas, que lo dan a conocer en su trabajo o a sus amistades.

¿Qué efecto tiene el PEP en tu vida?

Ofrecerme como colaboradora ha hecho sentirme satisfecha y me ha permitido mostrar mi agradecimiento. Es un placer ser testigo del alcance del mensaje de Prem en las personas.

Un participante dijo: «Los momentos de mi vida en los  que recuerdo las palabras de Prem, son muy especiales».

Los programas que he tenido ocasión de organizar, han sido con asociaciones o grupos que ya conocía. En mi vida cotidiana dispongo de muchas posibilidades de ofrecerlos, no necesito buscar más allá.

Share this story

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail